La calidad del agua a nivel mundial

En la actualidad, 2.000 millones de personas carecen de fuentes de agua potable gestionadas de manera segura y 3.600 millones de personas no tienen acceso a servicios de saneamiento adecuados. Además, las prácticas de higiene insuficiente están muy extendidas, lo que agrava los efectos sobre la salud. El impacto del agua en las tasas de mortalidad infantil es devastador, con más de 300.000 niños menores de cinco años que mueren anualmente por enfermedades diarreicas producidas por el saneamiento deficiente, la falta de higiene o el agua potable insalubre.

Los menores de cinco años que viven en países que experimentan conflictos prolongados tienen 20 veces más probabilidades de morir por causas relacionadas con el agua no potable y el saneamiento que por la violencia directa.

UNICEF_logo

El impacto del acceso universal al agua, saneamiento e higiene en la salud mundial sería extraordinario. Existe la posibilidad real de salvar la vida de las 830.000 personas que actualmente mueren cada año por enfermedades causadas directamente por estos motivos y al mismo tiempo reducir drásticamente la desnutrición infantil y así contribuir a aliviar el subdesarrollo físico y mental.

 

 

La falta de acceso a un agua de consumo de buena calidad provoca un elevado riesgo de enfermedades como diarrea, cólera, fiebre tifoidea, hepatitis A, disentería y otras enfermedades diarreicas. Cada año, alrededor de 4.000 millones de casos de diarrea causan 2,2 millones de muertes, principalmente entre niños menores de cinco años. Además de la elevada mortalidad infantil, la diarrea puede afectar al desarrollo físico de los niños en países en desarrollo. La diarrea frecuente constituye una causa importante de desnutrición, lo que a su vez incrementa la probabilidad de que los niños puedan morir de otras enfermedades infecciosas. Hoy en día, el 50% de la desnutrición infantil se asocia con el agua no potable, el saneamiento inadecuado y la higiene deficiente, mientras que otras estimaciones sugieren que esta desnutrición está asociada a aproximadamente la mitad de todas las muertes de niños en esos países.

 

 

Sin un saneamiento mejorado, una instalación que separa de manera segura los desechos del contacto humano, las personas no tienen más remedio que usar letrinas comunales inadecuadas o practicar la defecación al aire libre. En el entorno inmediato, la materia fecal se transfiere de nuevo a los recursos hídricos e incluso a los alimentarios, lo que ayuda a propagar enfermedades graves como el cólera. Fuera de la comunidad, la falta de sistemas efectivos de eliminación de desechos o de alcantarillado también puede contaminar los ecosistemas y contribuir a la aparición de epidemias.

Aproximadamente el 80 % de las aguas residuales del mundo vuelven al medio ambiente sin haber sido tratadas o reutilizadas.

UN_Water_logo

Más allá de las ventajas obvias e inmediatas de evitar la deshidratación y los consiguientes problemas de salud, el acceso al agua, saneamiento e higiene presenta impactos socioeconómicos profundos mucho más amplios. Una persona sin acceso a agua potable se ve obligada a depender de otras fuentes como el agua superficial, los pozos no protegidos y posiblemente contaminados, o vendedores que venden agua de procedencia y calidad dudosas. En muchas comunidades rurales, las fuentes de agua suelen estar lejos de sus hogares y, por lo general, corresponde a las mujeres y las niñas dedicar gran parte de su tiempo y energía a buscar agua. La Organización Mundial de la Salud estima que 207 millones de personas dedican más de 30 minutos por viaje de ida y vuelta para recolectar agua de una fuente adecuada.  Considerando que se necesitan aproximadamente 50 litros de agua por persona al día el esfuerzo resulta casi titánico.

Problem5

La promoción de la higiene es la intervención sanitaria más rentable.

Banco_Mundial_logo
Problem6

La pérdida de productividad a causa de enfermedades relacionadas con el agua y el saneamiento cuesta a muchos países hasta el 5% del PIB.

Organización_Mundial_de_la_Salud_logo
Los patógenos en el agua

Los patógenos transmitidos por agua pueden ser de diversos tipos: bacterias, virus y parásitos. Si bien con frecuencia no son detectables en el agua, los virus habitualmente representan el mayor grupo de agentes patógenos, seguidos por los parásitos y las bacterias.

Muchos patógenos comunes no sólo se transmiten por agua, sino que también siguen otras rutas de infección. Los malos hábitos de higiene frecuentemente son una fuente significativa de infección. Además, en los países en desarrollo se observa con frecuencia una contaminación secundaria del agua para consumo, debido a un manejo inadecuado. Por lo tanto, las intervenciones dirigidas a mejorar la calidad del agua deben considerar siempre la introducción de diversos mensajes referidos a la higiene. Sólo a través de la combinación de dichas medidas, es posible lograr efectos positivos significativos en la salud de la población objetivo.

problem7

 

En el siguiente cuadro se presentan los patógenos más conocidos y con mayor distribución que son transmitidos por el agua, así como sus efectos en la salud.

PatógenoInfluencia en la salud
Bacterias
Campylobacter jejuni y C. coliAlta
Escherichia coliAlta
Salmonella typhiAlta
Otras SalmonellaAlta
Shigella spp.Alta
Vibrio choleraeAlta
Yersinia enterocoliticaAlta
Pseudomonas aeruginosaModerada
Aeromonas spp.Moderada
Virus
AdenovirusAlta
Virus de la polioAlta
Virus de la hepatitis AAlta
Virus de la hepatitis no AAlta
EnterovirusAlta
Virus NorwalkAlta
Virus tipo Norwalk (NLV)Moderada
RotavirusAlta
Protozoos
Entamoeba hystoliticaAlta
Giardia spp.Alta
Cryptosporidium spp.Alta

Las bacterias Vibrio cholerae, Shigella, Salmonella así como diferentes cepas patógenas de E. coli son los patógenos más importantes transmitidos por el agua. Las enfermedades gastrointestinales causadas por estas bacterias pueden ser serias y generalmente requieren tratamiento. La deshidratación como consecuencia de una diarrea profusa es frecuente entre los niños menores de 5 años en los países en desarrollo. Shigella dysenteriae es la principal responsable de las más severas manifestaciones de disentería. Además, las epidemias de cólera son causadas principalmente por Vibrio cholerae transmitida por el agua. Por lo tanto, el tratamiento del agua es la medida más importante para la prevención de estas epidemias.

Micrografía de E. coli y E. faecalis. realizada con microscopio electrónico de barrido.

Las enfermedades virales son generalmente sintomáticas y agudas con períodos relativamente cortos, alta liberación de virus, baja dosis infecciosa y una variedad restringida de huéspedes.

 

Aun cuando los helmintos y protozoos generalmente no causan diarreas agudas, también representan un grupo importante de patógenos. Una infección con protozoos puede causar problemas crónicos de digestión, que pueden conducir a malnutrición, y los niños malnutridos tienen mayor probabilidad de sufrir diferentes tipos de infecciones. Giardia spp. y Cryptosporidium spp. son dos protozoos transmitidos habitualmente a través del agua, ambos patógenos tienen una etapa de quiste, que es muy resistente a las influencias ambientales, lo que les permite sobrevivir durante largo tiempo fuera de cualquier huésped. La ingestión de estos quistes también puede causar enfermedades.